En los últimos años, artistas de larga trayectoria como Jeff Koons se han iniciado en las tecnologías inmersivas (VR, AR & MR) para crear sus obras con el objetivo de reinventarse y explorar nuevas formas de expresión artística. 

En paralelo a esto, no han dejado de crecer museos y galerías de arte como el Hauser & Wirth que han empezado a presentar sus exposiciones al público utilizando la realidad virtual.

En esta crisis sin precedentes, se ha hecho evidente que los espacios artísticos han de adaptarse digitalmente incluso a las situaciones más difíciles para que todo el mundo pueda acceder a cuadros, performance y otras exhibiciones artísticas, incluso si no pueden hacerlo físicamente.

¿Qué ventajas tienen las experiencias VR?

La tecnología de realidad virtual nos permite entrar en museos y visualizar los lienzos, ilustraciones, diseños o cualquier tipo de obra artística como si realmente estuviéramos frente a ella. 

Podemos caminar en el mundo digital del mismo modo que lo hacemos en el real y acercarnos a los cuadros para contemplarlos a milímetros de distancia lo que permite apreciar la obra sin ningún obstáculo, ya que en la VR no tenemos a nadie delante que nos impida la visión del cuadro. 

Las experiencias VR permiten acercar el arte a gente que no siempre tiene la posibilidad de desplazarse y, por lo tanto, las obras están al alcance de todos. Además, el hecho de que desaparezca la necesidad de desplazamiento para experimentar las obras supone una reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera, derivadas del transporte de las obras así como el de las personas.

Al ser un entorno digital, los artistas y animadores 3D pueden crear sin límites físicos, por lo que el espacio virtual tiene una gran versatilidad y cualquier cosa que se nos ocurra puede ser posible dentro de la experiencia VR.

 

Exposición virtual de Hauser & Wirth Menorca

Un caso de éxito reciente de la aplicación de la tecnología VR en museos es el de la galería Hauser & Wirth de Menorca. Desde la plataforma web podemos utilizar unas gafas de realidad virtual como las de Google Cardboard para desplazarnos en VR por las instalaciones del museo que se inaugurará en 2021 y también podemos visualizar las exposiciones de la galería en 3D.

 

Arte y tecnología: un espacio en convergencia

Aunque esta crisis cambiará la forma en que consumimos los cuadros, la tecnología no podrá sustituir el ver y disfrutar de forma física el arte, puesto que esta experiencia es muy difícil de reemplazar. 

La realidad virtual, aumentada y mixta convivirán con la experiencia física del arte y serán una herramienta de la que dispondremos para hacer llegar esta experiencia a un público mayor y transmitir otro punto de vista de las obras. 

Creemos que es un momento excelente para que los museos se adapten a la nueva realidad que viene de la mano de las tecnologías inmersivas. Es un llamado a la acción, para todas las instituciones públicas y privadas culturales ¡explora el potencial de las realidades extendidas!