Los usos que tiene la Realidad Virtual en el ámbito de la medicina son muchos. Los más comunes son: mejora en el cuidado del paciente; tratamiento de fobias y situaciones de estrés; así como simulaciones para formar a los estudiantes sanitarios. 

En este artículo, nos vamos a centrar en el último punto, es decir, en los beneficios de aplicar la VR a la capacitación de los futuros profesionales médicos.

Como veremos, esta tecnología tiene la capacidad de simular situaciones desafiantes, donde los usuarios pueden aprender de los fallos y equivocarse en un entorno seguro.

 

 

¿Por qué? Debido a que la Realidad Virtual sumerge a los individuos en un entorno 3D generado por un ordenador donde el espacio y el diseño de un producto se vuelven realistas y no implican riesgo para ningún paciente.  

 

Ventajas formativas para profesionales y estudiantes de medicina

#1 Incrementa la implicación y atención 

La VR posibilita a los profesionales sanitarios estar totalmente concentrados en la formación, sin distracciones. En cambio, en la capacitación de tipo presencial o basada en contenido multimedia, las personas pueden distraerse de la experiencia de aprendizaje hablando con sus compañeros o mirando los mensajes que han recibido en su smartphone. Unas gafas de Realidad Virtual esquivan todas estas distracciones del exterior.

 

 

#2 Entorno seguro para la formación

Esta tecnología garantiza un escenario seguro en campos como la cirugía y la medicina idóneo para que los futuros profesionales pueden aprender a realizar cateterismos, endoscopias, cirugía de cataratas, bypass de arteria coronaria, cesáreas, etc.  

De esta forma, los estudiantes pueden cometer fallos de forma segura y adquirir experiencia cercana a lo que se encontraran en el futuro cuando estén interviniendo a los pacientes en la sala de operaciones. 

 

 

Universidades como el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey están utilizando la VR y la AR para formar a sus alumnos de medicina. En este caso concreto, emplean la Realidad Virtual para que los estudiantes aprendan lecciones de anatomía, participando en operaciones sin poner en riesgo a los pacientes. 

 

#3 Aumenta la memorabilidad

Otro de los beneficios de preparar a los profesionales ante situaciones inesperadas o que pueden implicar riesgos para el paciente a través de la Realidad Virtual es que al tratarse de una formación multisensorial  mejora la memoria y el recuerdo del usuario.

 

#4 Explicaciones más visuales

Gracias a la VR, los médicos pueden explicar de forma más visual las problemas médicos, las zonas en las que se le intervendrá al paciente durante la cirugía así como la evolución de paciente tras el tratamiento.

 

 

#5 Menos costes

Por último, la Realidad Virtual hace que no sea necesario invertir en infraestructuras complejas y costosas para formar a los estudiantes de manera presencial, ya que con esta tecnología, los alumnos pueden aprender desde sus propias casas a través de unas gafas de VR.

 

La VR presenta también un papel importante para apoyar a pacientes que tienen que recibir tratamientos psicológicos, relacionados por ejemplo, con problemas como el alzheimer, fobias o el TDAH. Esto se debe a que esta tecnología hace que las personas se sumerjan en un mundo alternativo que parece totalmente real, en el que el paciente se puede exponer de forma gradual a la situación que le genera miedo. 

 

En resumen, la Realidad Virtual se presenta como una herramienta muy útil para la formación de estudiantes de todos los ámbitos y según el informe desarrollado por PwC Seeing is believing. How virtual reality and augmented reality are transforming business and the economy dentro del sector de la salud el impacto económico de la AR y la VR puede llegar a 312.900 millones de euros.